Delfín

Pintora aerografista y muralista.


Nací en Granada, hija de madre catalana y padre ruso.

Ya desde muy pequeña me sentía atraída por la pintura y las artes; a los 13 años pinté mis primeros óleos y a los 18 ya tenía claro cual era mi vocación. Así inicié mi formación académica en Barcelona donde adquirí conocimientos sobre diferentes técnicas de pintura, escultura y artes gráficas.

En 1989 y hasta 1993 regenté mi propia empresa en Sitges dedicada al regalo informal en donde diseñaba y realizaba esculturas que al mismo tiempo eran lámparas o relojes de pared. En esa etapa empecé a usar el aerógrafo para colorear las esculturas; pronto empezaría a utilizarlo en dos dimensiones y así recibí los primeros encargos de pintura.

Nunca me faltaron ganas de viajar, de cambiar, de explorar y conocer nuevos mundos.

En 1993 me trasladé a Tenerife. Allí tuve el privilegio de conocer a la artista sueca Lena Larsson que me impulsó a profundizar en la pintura y, al mismo tiempo, hablándome de sus múltiples viajes, me abrió las puertas a la aventura de los otros mundos.

En 1998 realicé mi primer viaje a la India donde modelé pequeñas esculturas para la empresa “chakragemsart” y me embriagué de un fascinante recorrido por la India de gran inspiración.

De vuelta a Sitges (Barcelona) proseguí mi carrera pictórica; realicé murales en restaurantes, tiendas, bares, salas de fiesta y casas particulares y, al mismo tiempo pintaba en lienzo e hice varias exposiciones.

Enamorada de la naturaleza, la fauna y sobretodo de la vida marina, mi obra personal refleja esa pasión.

En esta etapa empecé a experimentar con pintura fluorescente pues me fascina la idea de que la pintura tenga luz propia y que brille en la oscuridad; así doy a mis obras la posibilidad de cambiar completamente dependiendo de la luz con que se las ilumine.

Utilizaba, y utilizo, el aerógrafo en la mayoría de mis obras pues con esta técnica consigo acabados de gran realismo, me permite profundizar en los detalles, en las transparencias, y me resulta casi imprescindible para dar volumen a la pintura fluorescente.

En esa época también aprendí técnicas de joyería y modelado en cera.

Teniendo la base en Sitges, continué viajando y trabajando por el mundo. En el año 2001 viajé por primera vez a Sri Lanka donde, ya acostumbrada al buceo con tubo, practiqué submarinismo por primera vez, que ahora es mi gran pasión, convirtiéndose el fondo marino en mi principal fuente de inspiración.

Con el tiempo y la experiencia he ido adquiriendo la habilidad de transformar un espacio en algo distinto, de crear un ambiente nuevo a base de luz y color, no solo con temas marinos sino con cualquier temática acorde con el entorno o con los gustos de la persona que me confía su espacio.

Hoy en día mi obra puede ser vista en distintos países como España, Sri Lanka, Australia, Brasil, India, Argentina, Francia, Alemania o Inglaterra.